Limpieza energética con cristales


Ahora que va llegando la primavera, época de limpieza y renovación, es especialmente importante realizar una limpieza energética. Ésta se puede llevar a cabo de muy diversas formas: usando técnicas y herramientas de Feng Shui, con distintos tipos de meditación, o con lecturas de registros akáshicos para eliminar bloqueos, entre otros.


Las piedras y cristales son también de gran ayuda en cuanto a limpieza de energías se refiere; existen varios cristales que pueden ayudarte a limpiar los campos energéticos tanto en tu entorno como los tuyos propios. Colócalos en la mesilla de noche, en tu espacio de trabajo o llévalos contigo en el bolso o en el bolsillo, en forma de colgante, anillo o pendientes, etc…

A continuación te apunto una lista de los que considero más recomendados para realizar una limpieza de energías. He elegido cristales fáciles de conseguir y cuya energía te puede ayudar además a mejorar tu estado energético:

Amatista: limpiador sanguíneo
Ámbar: limpia los chakras y las energías del entorno
Ágata fuego: limpia bloqueos energéticos
Calcita: potente limpiadora, retira la energía estancada del cuerpo
Cornalina: Limpia otras piedras y el entorno
Cristal de roca: Disuelve semillas kármicas y es un poderoso sanador
Cuarzo citrino: desintoxica la sangre y limpia el entorno
Cuarzo rosa: elimina impurezas del organismo
Fluorita: limpia y purifica, repara daños en el ADN y regenera la piel
Heliotropo: limpia la sangre y los chakras inferiores
Jade: limpia, filtra y elimina residuos, además de retirar toxinas del cuerpo
Lapislázuli: Limpia órganos y huesos
Larimar: especialmente indicada para la limpieza y desbloqueo de meridianos
Malaquita: absorbe la polución y la radiación, y elimina el exceso de electromagnetismo
Olivino: libera y neutraliza las toxinas a todos los niveles
Selenita: desengancha entidades adosadas
Sodalita: limpia la polución electromagnética y elimina la radiación
Turmalina negra: limpia el aura, retira bloqueos energéticos y expulsa la energía negativa del cuerpo
Turquesa: disipa energías negativas y la bruma electromagnética

Usarlos es tan fácil como llevarlos contigo, pero para utilizarlos más efectivamente con el propósito de realizar una limpieza energética, puedes hacer una meditación para dejar atrás lo que ya no te sirva y desprenderte de lo que no es necesario, mientras sostienes tu cristal entre las manos y le pides ayuda para sacar de ti la energía estancada.

Otra forma de usarlos con este fin es deslizarlo por tu cuerpo energético (no hace falta siquiera rozar la piel, se trata de deslizarlo por el cuerpo etérico y que la energía limpiadora del cristal arrastre los parches de energía estancada) mientras visualizas cómo la piedra se va llevando esos bloqueos, los va absorviendo; recuerda después limpiar la piedra o esa energía negativa se quedará dentro. 

También puedes hacer un elixir limpiador con tu cristal y dejar que su energía sanadora te limpie desde dentro. Hacer elixires es muy sencillo, puedes aprender cómo hacerlo en este artículo del blog: Elixir de gemas, la esencia del cristal.

Ya puedes elegir el cristal que más te atraiga o mejor resuene contigo y empezar la limpieza energética de primavera ;-)


Encuentra tu Cristal Guardián




Existe una gran variedad de cristales protectores, unos han sido usados como amuletos o talismanes desde los tiempos antiguos, otros disipan las energías negativas, protegen contra las malas intenciones o forman una barrera que nos guarda de todo tipo de elementos nocivos. A veces nos es difícil  escoger entre todos ellos y nos preguntamos si un cristal concreto será más efectivo que otro a la hora de proteger nuestra energía particular. La respuesta es , la energía de ciertas piedras es más adecuada para nosotros y resuena mejor con nuestra propia energía.


Cómo descubrir qué cristal nos protegerá mejor

Ethan Lazzerini, experto en terapia con cristales, ha ideado un método para descubrir qué gema protectora se adapta mejor a tu propia energía; este sistema une astrología y gemoterapia ya que se basa en tu signo ascendente y te permite descubrir lo que se conoce como tu Cristal Guardián.

A continuación te explico los sencillos pasos a seguir para descubrir cuál es tu cristal protector según el método astrológico:

Para descubrir cuál es tu Cristal Guardián necesitarás tu carta natal (un diagrama astrológico que muestra la localización de los planetas en el momento justo de tu nacimiento). Si estás familiarizado con la astrología quizá ya dispongas de tu carta natal, si no es así, hay muchos sitios en internet donde puedes solicitarla sin coste alguno (te recomiendo www.astro.com, para obtener tu carta natal allí sigue los siguientes pasos que te explico aquí)

Una vez tienes delante tu carta natal, busca el ascendente; es el signo que nos servirá para descubrir nuestro Cristal Guardián (en la carta natal que traza astro.com se encuentra en la esquina superior izquierda, bajo el signo solar, en otras cartas suele aparecer como AC)

Cada signo tiene asociado un planeta regente y cada planeta tiene un cristal predilecto, es así como hallamos el cristal protector. Busca en la siguiente lista tu ascendente para conocer el planeta regente correpondiente y clica en el enlace para saber cuál es tu Cristal Guardián y sus características.

 ♈ Ascendente en Aries con regente Marte
 ♉ Ascendente en Tauro con regente Venus
 ♊ Ascendente en Géminis con regente Mercurio
 ♋ Ascendente en Cáncer con regente Luna
 ♌ Ascendente en Leo con regente Sol
 ♍ Ascendente en Virgo con regente Mercurio
 ♎ Ascendente en Libra con regente Venus
 ♏ Ascendente en Escorpio con regente Marte
 ♐ Ascendente en Sagitario con regente Júpiter
 ♑ Ascendente en Capricornio con regente Saturno
 ♒ Ascendente en Acuario con regente Saturno
 ♓ Ascendente en Piscis con regente Júpiter

Trabajar con tu cristal protector

Ahora que ya conoces tu Cristal Guardián, solo necesitas saber cómo programarlo para que trabaje como protector y algunas cuidados básicos para mantenerlo limpio y en óptimas condiciones (los cristales protectores absorven mucha energía negativa y deben ser limpiados regularmente o podrían partirse, saturarse o llegar a perder efectividad al no poder soportar más carga negativa).
  • Cuidados básicos de tu cristal protector
               Cómo limpiar tus cristales
               Cómo cargar tu cristal

Para leer más sobre protección energética con cristales, visita estos artículos:

Protección psíquica para empáticos
Cómo proteger tu hogar con cristales


Elixir de gemas, la esencia del cristal




Una de las formas de aprovechar la energía de los cristales es hacer un elixir. El agua es altamente programable y se impregna fácilmente con las propiedades de las piedras con las que tenga contacto, de manera que te permite usar esa energía como remedio homeopático.
La esencia de gemas puede usarse en gotas bajo la lengua, en la bebida, en las comidas, en un baño relajante, sobre la piel o en spray para energetizar y limpiar el ambiente.

Qué necesitas


Para crear tu elixir de gemas necesitas los siguientes elementos:

Un recipiente de cristal
Puedes usar una jarra, una botella, un bol u otro tipo de recipiente, lo que te resulte más cómodo, pero sí se recomienda que sea de cristal para que pueda recibir luz y no contamine el contenido (como en el caso del plástico) o altere la energía (como ocurre con el metal). Si usas un recipiente que se pueda tapar, te servirá además para guardar el elixir.

Agua destilada sin gas
Cuanto más pura sea y menos metales contenga, mejor. Si tienes la suerte de contar con agua de manantial perfectamente potable, estupendo, si no usa el agua más ligera y pura que puedas encontrar.

Cristales
Elije los cristales adecuados según el tipo de elixir que desees preparar. Es preferible usar piedras rodadas, cristales pulidos, para evitar roturas o desprendimientos y, si usas el método directo, cuida de no poner directamente en el agua piedras tóxicas o que se puedan dañar e incluso disolver.

Algunas piedras (como el lapislázuli, en la imagen) contienen elementos tóxicos.
Antes de elegir los cristales para el elixir, consulta la lista de piedras tóxicas,
pues con éstas tendrás que usar el método indirecto.

Intención
Ten en mente tu objetivo a la hora de crear el elixir. Si quieres puedes incluso escribirlo y ponerlo debajo del recipiente. La intención que pongas se grabará también en el elixir junto con la energía de las piedras.

Botellita con gotero o difusor (opcional)
Para usar el elixir en gotas puedes utilizar una de esas botellitas de cristal oscuro con gotero que conservará muy bien la esencia del elixir y te premitirá una cómoda aplicación. En caso de usar el eleixir para espolvorear, necesitarás una botellita con difusor.

Vodka, brandy o vinagre de manzana (opcional)
Si deseas preservar el elixir durante más de una semana, necesitarás añadir un conservante a la tintura madre (agua con piedras). Puedes usar uno de esos ingredientes o incluso añadir una cucharada de miel.

Elegir los cristales

A la hora de escoger los cristales para tu elixir, ten en cuenta lo que quieres conseguir con ello y toma las gemas cuya energía concuerde con tu intención. Por ejemplo, un elixir de tipo amoroso podría incluir cuarzo rosa, rodocrosita y granate. Aunque puedes combinar distintas piedras (siempre con el mismo tipo de energía) no es conveniente mezclar más de tres, pues podrías crear un caos energético. 


Lo ideal es usar uno o dos tipos de cristal para definir bien la esencia, y puedes usar tantas piezas como quieras del mismo tipo. Por ejemplo, si preparas un elixir para dormir mejor y eliges amatista y sodalita, puedes poner tantas amatistas y tantas sodalitas como desees, pero no otras piedras.

Cómo preparar el elixir

En primer lugar limpia (física y energéticamente) los cristales que vas a usar.

Llena el recipiente de cristal con el agua destilada y cuidadosamente pon dentro los cristales que has escogido, teniendo presente el objetivo para crear el elixir. Tapa el recipiente.

*Si has elegido el método directo, los cristales estarán directamente dentro del agua, en contacto con ésta.   

*Si has elegido el método indirecto, los cristales estarán en un recipiente de cristal más pequeño (sin agua) como un tubo de cristal  una botellita más pequeña, y éste estará dentro del agua.


El método indirecto se usa cuando queremos obtener la esencia de un cristal que puede dañarse en contacto con el agua o que es tóxico. De esta forma se mantiene la gema separada del agua pero su energía pasa de todas formas al líquido. En la imagen, el recipiente lleva integrado una copa donde se ha depositado la calcita sobre sal marina.


Los siguientes cristales se pueden dañar e incluso disolver al contacto con el agua:

Ámbar
Calcita
Celestina
Malaquita
Selenita
Turquesa



Una vez cerrado el recipiente, colócalo en el exterior para aprovechar la luz solar y "cargarlo". Si no puedes dejarlo fuera, ponlo cerca de una ventana, preferiblemente donde le llegue la luz del sol. De 2 a 4 horas por la mañana, que es cuando la energía del sol es más beneficiosa, deberían bastar en un día soleado para amplificar el efecto de los cristales sobre el agua. Si no dispones de mucho sol, puedes dejarlo a la luz varias horas más hasta un máximo de 12 aproximadamente.
También puedes usar la luz de la luna si te parece más apropiado para cargar un determinado elixir; deja toda la noche el recipiente a la interperie de manera que se impregne con la energía lunar.
Si lo deseas, puedes amplificar el efecto del elixir colocando puntas de cuarzo alrededor del recipiente mientras se carga.

  

Una vez cargado, puedes retirar las piedras e ir vertiéndolo en el dosificador (gotero o difusor) conforme lo vayas necesitando, o bien ir usándolo directamente del recipiente sin traspasarlo a un dosificador. 

Recuerda que, si lo vas a guardar durante más de una semana, necesitarás añadir el conservante (vodka, brandy o vinagre de manzana) en proporción recomendada de 1:3. La tintura madre estará formada pues de tres partes de elixir por una parte de conservante. Esta proporción puede variar según la intensidad que desees darle a la tintura; algunos profesionales prefieren un 10% de conservante en un 90% de agua. El conservante de alcohol o vinagre se puede también sustituir por una cucharada de miel.

Guárdalo en un sitio fresco y oscuro para que se conserve bien.

Dosis de elixir

Para saber qué dosis de elixir utilizar lo mejor es experimentar, ir probando y hacerlo con lógica y mesura. Dependerá también del tipo de elixir que hayas preparado y de la aplicación que le des (no es lo mismo usar dos gotas bajo la lengua tres veces al día para aumentar tu energía que un chorreoncito en el baño para hacerlo más relajante, un sorbito antes de dormir para propiciar sueños lúcidos o unas gotas extendidas por el pecho una vez al día para activar el chakra corazón).

Una buena guía de uso puede ser el péndulo; si estás familiarizado con ello puedes usarlo para consultar cuál es la mejor dosis para ti de un exilir concreto. Haz una tabla (por ejemplo de 0-9) en abanico, pregunta: "¿cuántas gotas debo tomar?" y "¿cuántas veces al día?", y deja que el moviemiento del péndulo te indique la mejor opción.

*Idea

Un elixir puede ser tan complicado o tan sencillo como tú quieras que sea. La forma más simple (pero también muy efectiva) de elixir es añadir una piedra a la botella de agua de donde bebes regularmente e ir consumiendo el agua ya impregnada con la energía de la gema.
No olvides consultar antes la lista de piedras tóxicas y limpiar el cristal antes de ponerlo en el agua.



¿Quieres ver mis elixires?
Echa un vistazo en la sección Mis cristales.





Protección psíquica para empáticos



La empatía, entendida como una extrema sensibilidad y afectación por el estado emotivo del otro (empatía afectiva) es un don que podemos aprovechar para ayudar a los demás y a nosotros mismos, pero la carga emocional que conlleva hace que muchas veces el empático lo viva más como un problema que como algo positivo.

La energía de algunos cristales, junto con un sencillo ejercicio de visualización y enraizamiento (grounding) puede ayudar a mejorar considerablemente los inconvenientes de la empatía mientras aprendemos a controlarla, entenderla y vivir con ella aprovechando sus aspectos positivos.

Conectando con la tierra

Lágrima Apache
Para un empático es importante sentirse enraizado, bien conectado a la tierra y su energía, pues esto le aportará la estabilidad necesaria para no “flotar” a la deriva en un mar de emociones. Aquí os dejo un sencillo ejercicio de grounding a través de la visualización que os puede ser útil cuando sintáis que la empatía se dispara y necesitéis “agarraros” a algo firme.

Para ayudar a enraizar la energía podemos utilizar cristales como Turmalina Negra, Hematites y Lágrima Apache, una variante de Obsidiana de efecto algo más suave (que también se puede usar en este caso si se desea un efecto más fuerte y se sabe controlar su energía)

Un escudo protector

El segundo aspecto fundamental para un empático es saber protegerse, tanto del ataque psíquico como de ser drenado y perder gran parte de su energía. Para la protección es conveniente aprender a formar un escudo energético. Aquí tenéis un ejercicio de visualización para crearlo.



Existen cristales que ayudan a crear y mantener ese escudo. La Turmalina Negra es uno de los más efectivos, pues repele cualquier tipo de energía negativa, ya sea un ataque psíquico, malas voluntades, envidias, energías enfermas e incluso bruma electromagnética. La Lágrima Apache también ayuda contra la negatividad, así como la Obsidiana, que forma un potente escudo protector. El Rubí y la Amatista son asimismo cristales útiles para la protección de nuestra energía, y la Selenita puede usarse como ayuda extra al estar conectada con los reinos angélicos.


En resumen, dos factores son básicos para el empático: mantenerse enraizado y protegerse con un escudo energético. Contar con estas armas le ayudará a experimentar su empatía de forma más controlada, sin perderse en la maraña de emociones, podrá distinguir sin sufrimiento todo el abanico emocional que se despliega ante sus sentidos, y disfrutar de su don con todas sus posibilidades.



Cómo construir una trama de cristales



Una red o trama de cristales es una potente herramienta de manifestación que consiste en un conjunto de cristales programados con intención colocados según un patrón geométrico para lograr manifestar un fin concreto. Su efectividad se basa en la conjunción de distintos aspectos relacionados con la manifestación o la atracción de ciertas energías que queremos manifestar en nuestra vida: la intención, la geometría sagrada y la vibración de varios cristales trabajando juntos. Todos estos elementos conforman una mezcla energética potente y efectiva que podemos usar para lograr el propósito que nos marquemos.

La trama de cristales se puede utilizar para fines tan diversos como atraer amor, conservar la salud, anclar energías espirituales, llamar a la abundancia y prosperidad, potenciar una determinada característica o incentivar nuestros planes a largo plazo, protegernos de influencias negativas o cualquier otro fin que se te pueda ocurrir.

Dependiendo del objetivo elegirás un patrón geométrico u otro y unas piedras u otras. Incluso el lugar de colocación es importante y puedes hacerlo coincidir con la vibración de tu red, por ejemplo poniéndola en el rincón de las relaciones (la esquina derecha más alejada de la entrada) si se trata de una trama de cristales para encontrar el amor o mantenerlo, o en el rincón de la abundancia (la esquina izquierda más alejada de la puerta principal) si es ésa la energía que deseas atraer.


Tipos de redes según el patrón

Uno de los patrones más usados es el llamado “Semilla de la Vida”; consiste en 7 círculos que forman un rosetón con una flor central y la Estrella de David en su interior. Uniendo varias Semillas de la Vida se forma la “Flor de la Vida”, un patrón muy usado en redes que atraen la prosperidad.

Dentro de la Semilla o la Flor de la Vida pueden contenerse otros patrones, como la mencionada estrella, círculos, cuadrados y triángulos que puedes usar para distintos fines. Estrellas y cuadrados suelen usarse para protección, espirales para expansión y tanto círculos como el símbolo del infinito son adecuados cuando queremos mantener algo con nosotros o hacer que dure. Al final tú mism@ eliges qué formas vibran mejor con tu intención, usa tu intuición y experimenta para averiguarlo.

A continuación te muestro algunos patrones muy usados con su explicación, por si te pudieran ser útiles para empezar.

La Pirámide

Este es un diseño muy sencillo con el que se forma una red muy estable. Puedes usarlo para atraer armonía, protección, curación e incentivar planes a largo plazo.

La Estrella de Salomón

Este patrón es excelente para conectarnos con las fuerzas de la Naturaleza, la Fuente y el Amor Divino, también para ayudarnos a comunicarnos con los maestros ascendidos y para atraer paz, armonía y curación. Es un diseño de creación y mantenimiento.

La Red de 8

Como su nombre indica, se trata de un patrón de 8 piedras en torno a una central, muy usado en meditación y sanación. Hay quien lo convierte en la Red de 12 usándolo como Rueda del Año, o Red de 7 para armonización de chakras.


La Semilla de la Vida

Este patrón que ya mencionamos anteriormente puede utilizarse de diversas formas usando distintos puntos del diseño. Lo más común es colocar la piedra principal (más grande y potente) en el centro, 6 piedras menores en el hexágono interior para potenciar la central, 6 piedras medianas formando la Estrella de David (hexágono exterior) y opcionalmente otras 6 piedras relacionadas y de apoyo en el hexágono medio (ver diagrama de colocación)

Para descargar distintos patrones, clica aquí.


Cómo construir tu trama de cristales

Lo primero que necesitas e una intención clara de lo que deseas conseguir, pues eso será lo que guíe todo el proceso. Si te ayuda, puedes escribir tu intención en un papel (más tarde podrás incluso usarlo en la trama misma)

Elige dónde vas a colocar tu red de cristales. Puedes tener en cuenta la energía de cada área de la casa o situarla donde pases la mayor parte de tu tiempo, un lugar significativo de tu espacio o uno que necesite sanación si la trama está orientada a la curación.

Escoge el patrón geométrico que sea más acorde con tu objetivo. Puedes usar la información del punto anterior o elegir uno que intuitivamente notes que resuena mejor con tu intención.

Reúne las piedras que vas a colocar sobre el patrón: una principal para el centro, otras menores para potenciar y las de apoyo. Puedes usar libros y artículos que te hablen de las características de los cristales para determinar cuáles necesitas o usar combinaciones para fines concretos como las que puedes encontrar al final de este artículo.

Finalmente, necesitarás una punta de cristal de roca o cuarzo transparente para activar tu red.

Una vez dispones de todos los elementos necesarios, puedes empezar a construir tu red de cristales. A continuación te indico cómo hacerlo, paso a paso:

Limpia y purifica el espacio que has elegido para tu trama de cristales; puedes valerte de incienso o palosanto, ventilar el lugar y dejar que entre la luz. Procura mantenerte en una vibración elevada, estar en paz y armonía, pues si te encuentras cansad@ o con estrés transmitirás esta energía negativa a los cristales y la red no funcionará como deseas. Si te parece conveniente, haz una breve meditación para relajarte y sintonizarte con la actividad que vas a realizar antes de empezar.

Coloca el patrón geométrico en el lugar elegido. Este puede estar trazado en papel o cartulina, pintado sobre cristal, tallado en madera o dibujado sobre tela, usa lo que te parezca más adecuado o de lo que puedas disponer.

Si has escrito tu intención, puedes doblarla y colocarla en el centro, si no, reserva ese lugar para la piedra central y ve situando los cristales en su lugar desde fuera hacia dentro, siempre pensando en la intención que te guía y que ha motivado todo el proceso. Si hace falta visualiza el resultado que quieres obtener mientras colocas los cristales. Finalmente pon el cristal principal en el centro.

Ya solo queda activar tu trama de cristales; para ello toma la punta de cuarzo y visualiza una línea de luz a medida que vas recorriendo la red según la figura de abajo. Puedes empezar en la posición que marcaría las 6 si la red fuera un reloj y seguir el movimiento de las agujas de dicho reloj. Cuando llegues al punto de partida, traza tres veces un círculo exterior en el sentido de las agujas y di “la trama está activada”.


Puedes dejar tu red de cristales en el lugar asignado tanto tiempo como desees, pero ten en cuenta que el proceso de manifestación requiere su tiempo, por lo que si la retiras demasiado pronto puede que no le des oportunidad de mostrarte sus resultados. Ten paciencia y disfruta de su energía cada vez que lo observes. Y recuerda que el simple proceso de creación, al margen del objetivo que te movió a crearlo y del resultado, ya es beneficioso y causará curación en tu vida.



Combinaciones de cristales

A continuación te propongo algunas combinaciones básicas que te pueden servir para empezar.

Creatividad. Cornalina, Aventurina y Citrino. También puedes añadir Ópalo para potenciar y Larimar para que todo fluya.

Claridad y enfoque mental. Fluorita, Citrino y Cuarzo Transparente. También puedes usar Cornalina para la concentración, Ágata (preferentemente verde) para estabilizar la mente y Hematites para el enfoque.

Motivación. Citrino, Cornalina y Ojo de Tigre Rojo. También puedes usar Amatista y Calcita (verde, rosa o naranja)

Prosperidad. Citrino, Aventurina y Ojo de Tigre. También se recomienda Ágata Musgo y Rubí.

Asentar las energías espirituales. Ámbar, Fluorita y Cuarzo transparente. También puedes usar Selenita para anclar el cuerpo de luz.

Protección. Amatista, Turmalina negra y Selenita

Amor y romance. Cuarzo Rosa, Amatista y Rodocrosita

Abundancia económica (negocios). Cornalina (centro), Citrino, Aventurina y Jade. También puedes añadir Lapislázuli para atraer clientes.

Comunicación. Aguamarina, Ágata de Cinta Azul, Crisócola y Turquesa.

Fuerza de Voluntad. Ojo de tigre, Granate y Ónice

Pasión. Rubí, Granate y Jaspe. También puedes usar Turmalina Roja y Ópalo para añadir un poco de erotismo a la mezcla.

Para abrir, activar, sanar o alinear los chakras también puedes hacer uso de tu red de cristales. Para un solo chakra puedes usar las piedras que vibran con ese punto energético e incluso puedes usar como patrón el dibujo que representa a ese chakra. Para trabajar con todos, es decir con el sistema energético completo, puedes usar una piedra de cada color y utilizar el patrón de la Red de 7 (se recomienda colocar cristal de roca en los puntos alrededor para energetizar la trama e intensificar su poder).





Espero que estas combinaciones te sean de ayuda pero recuerda que la intuición es la mejor herramienta que puedes usar para formar tu trama de cristales. Experimenta, combina piedras y formas, prueba distintos patrones y “juega” con las energías, probablemente una vez empieces a formar tus redes y manifestar con ellas tu intención… ya no podrás parar ;-)










Cómo proteger tu hogar con cristales



La casa, nuestra casa, nuestro hogar, es ese lugar donde nos sentimos (o deberíamos poder hacerlo) a gusto, protegidos y relajados, el que nos brinda tranquilidad y posibilidad de reposo, al que volvemos tras la jornada para reponer fuerzas, es el lugar donde somos más nosotros mismos y nos permitimos el placer de abandonarnos en el abrazo acogedor de los espacios conocidos, familiares. El hogar es como un santuario, y como tal deseamos mantenerlo libre de energías negativas e influencias perturbadoras. A continuación te muestro cómo hacerlo usando la energía de las piedras.

Preparación: limpieza

Antes de colocar piedras u otras curas energéticas en casa, es conveniente limpiar los espacios de energías negativas que puedan haberse acumulado. Antes de empezar a vivir en un nuevo lugar es primordial hacerlo y también después de una disputa, un evento que pueda haber atraído malas energías o la visita de una persona muy negativa.

Esta limpieza es tan sencilla como efectiva. Abre las ventanas para que entre el aire fresco y salgan las energías más densas, enciende una vara de incienso (yo prefiero sándalo, pero puedes usar el que más te guste) o un sahumerio de salvia si puedes con más humo, y ve impregnando toda la casa moviéndote en el sentido de las agujas del reloj, prestando especial atención a los rincones, donde se acumula más energía estancada, y los umbrales.

Cristales: cuáles elegir

La casa ya está limpia energéticamente hablando y podemos pasar a colocar los cristales protectores. Existe una gran cantidad de piedras con cualidades protectoras pero, a la hora de guardar la casa y mantenerla libre de energías nocivas, recomiendo una potente y efectiva combinación: Turmalina negra y Selenita.

La Turmalina negra es una de las piedras más protectoras que existen, actúa como un escudo que repele cualquier tipo de energía negativa, ya sea la bruma electromagnética, malas voluntades, un ataque psíquico o energías “enfermas”. Esta piedra no solo expulsa esas energías indeseadas sino que además fomenta una actitud positiva que afecta a quien se encuentra en su área de influencia y aporta vitalidad, aspectos ambos que ayudan también a desintegrar la negatividad.

La Selenita es una piedra con una energía suave y pacífica, es como un ángel guardián que complementa a la perfección la energía protectora del escudo (la turmalina). Además de proteger de influencias nocivas, esta piedra aporta una paz profunda y serenidad, que contribuye a mantener tu hogar limpio de negatividad.

Trama de cristal: cómo construirla

En cuanto a la colocación, la turmalina puede situarse dentro o fuera de la casa, pero ten en cuenta que la Selenita debe estar en el interior ya que su estructura es mucho más delicada y frágil. Lo ideal es colocarlas juntas en cada rincón principal de la casa, formando una trama protectora. Si hay alguna estancia a la que desees aportar protección extra, puedes situarlas también en cada rincón de esa habitación.

Mientras colocas los cristales en el lugar correspondiente, es aconsejable que uses una afirmación para programarlos con la intención de proteger la casa; puedes hacerlo en voz alta o mentalmente y usar una frase como “ahora este hogar está completamente protegido” o lo que te resulte más adecuado.

Una vez colocadas las piedras, sitúate en el centro aproximado de la trama y visualiza los cristales unidos por líneas de luz, es la energía que mantiene la trama unida y activa, protegiendo todo el espacio de tu hogar. Si quieres puedes imaginar también una burbuja protectora de luz que actúe como escudo energético rodeando por fuera toda la vivienda.


Con esto tu casa ya estaría protegida, pero no olvides que tus actividades, emociones y pensamientos, así como los de todas las personas que vivan contigo o te visiten, mueven y transforman las energías del entorno constantemente. Todos tenemos la posibilidad y la responsabilidad de mantener esas energías limpias y positivas para disfrutar de un hogar protegido, pacífico, sano y acogedor.




Cristales. Energías de conexión



Desde que el ser humano fue consciente de su entorno los cristales han estado ahí y han despertado el interés y la fascinación en las personas, desde el principio de los tiempos se los ha usado de distinta forma y con diversos fines; la importancia y el sentido que nuestros antepasados han otorgado a las piedras y gemas a lo largo de la Historia va desde lo mágico a lo puramente físico, pasando por lo curativo, lo técnico, decorativo y trascendental.



Mencionar que la historia del uso de los cristales arranca desde el principio de los tiempos es decir que ésta comienza antes incluso que nuestra Historia como tal, de un tiempo pretérito anterior a los primeros documentos escritos, una época en la que los seres humanos se hallaban más estrechamente conectados con las fuerzas de la Naturaleza, con la tierra y el cielo. De hecho hemos de ir tan atrás que existen teorías sobre el uso de cristales en la desaparecida Atlántida; se cuenta que los videntes de esta tierra mítica colocaban gemas en los templos para formar campos energéticos curativos y que eran capaces de almacenar sus conocimientos en cristales.

Pero al margen de los mitos y leyendas de continentes perdidos en la noche de los tiempos, existen teorías arqueológicas modernas que, basándose en los restos encontrados en yacimientos, apuntan al uso de cristales como método de curación ya en el Paleolítico. La figura del chamán se encargaba, en la Edad de Piedra, de las ceremonias rituales para invocar a los dioses, así como de curar las enfermedades de su pueblo, gracias a su conexión con las fuerzas de la Naturaleza y su contacto con los dioses. En distintas partes del mundo, desde Australia hasta América, se han encontrado evidencias de que estos chamanes usaban piedras en sus ceremonias para la curación; la Malaquita, por ejemplo, se usaba para las afecciones cerebrales, como muestra el hallazgo de esta piedra en diversas tumbas de sujetos que al parecer estuvieron aquejados de estos males.

Los antiguos egipcios consideraban el Lapislázuli como la llave de acceso a la mente, lugar donde creían reside el alma; así, mezclaban polvo de esta piedra con polvo de oro y lo esparcían por la parte alta de la cabeza para preservar el alma del ataque de espíritus maléficos. Los pueblos mayas diagnosticaban y curaban con cristales, y usaban grandes trozos de cuarzo en las ceremonias importantes con objeto de vislumbrar el porvenir. Los hierofantes griegos contaban con la Crisoprasa y el Lapislázuli como piedras predilectas, y los antiguos asirios usaban profusamente este último, además del Cristal de Roca y el Jaspe Verde; respecto a este pueblo existía una costumbre babilónica de llevar un sello de forma cilíndrica con gemas como amuleto protector. Entre los celtas era muy popular el Cuarzo Ahumado, que se usaba como sedante y ha aparecido en numerosos enterramientos, y se piensa que sus druidas usaban el Cuarzo Claro para alejar a los demonios.

Pero no solo las tribus primitivas y pueblos antiguos se beneficiaron del uso de los cristales, en la Edad Media las coronas de los reyes se adornaban con gemas y piedras preciosas, no solo como símbolo de prestigio y para ostentar su poder sino también como forma de protección y obtención de sabiduría en la toma de decisiones. En esta época las piedras pulverizadas se mezclaban con agua o vino para tratar diarreas, gota, disentería y cólicos renales entre otras dolencias. En siglos posteriores se han considerado algunos cristales, como el Diamante, benéficos para el estado de embarazo (siglo XV) o para asegurar prosperidad eterna (siglo XVII), evolucionando la visión y el uso que se hacía de ellos con el trascurrir de los tiempos.

Existen testimonios escritos a lo largo de la Historia que han intentado explicar el poder de las piedras y el misterio o la ciencia de su uso, desde Teofrasto (discípulo de Aristóteles) en el 300 a.C. con su obra “Acerca de las piedras”, hasta Georgius Agricola en 1546 con su “De Natura Fossilum” y su exhaustiva clasificación de minerales, pasando por la “Enciclopedia” de Plinio el Viejo en el 79 d.C, por la compilación de propiedades de los cristales de Alberto Magno en 1270 o por la propia Biblia, donde se mencionan las doce piedras de Aaron que representan a las tribus de Israel.

Ya en el siglo XX los estudios en este campo se han hecho más técnicos y los avances en el conocimiento de la energía de los cristales han permitido su uso en la industria electrónica entre otras aplicaciones. Pero nunca se han dejado de usar tanto como adorno como por sus propiedades energéticas y también por la creencia en su poder debido a la carga mítica que para bien o para mal llevan asociada.

Sea como fuera, el poder y las facultades que en cada época el ser humano les ha otorgado o ha considerado que poseían, los cristales desprenden una energía comprobada y una vibración particular que podemos usar, su energía y la nuestra pueden funcionar conjunta y armoniosamente no para obrar milagros o provocar curaciones instantáneas, sino para mejorar nuestra vida de formas diversas, entre ellas dejando que su energía positiva y sus vibraciones nos acompañen y guíen en nuestro camino de evolución.


Para saber más sobre las facultades de cada piedra, os dejo un artículo con una selección de cristales y notas sobre sus características principales. Espero que os resulte interesante :-)




Mancias. El deseo de conectar


Mancia. Sufijo -mancia sustantivado, procedente del griego "manteia" (= adivinación)

Desde el principio de los tiempos el ser humano se ha preocupado por su porvenir y ha consultado a los hados buscando la guía y el consejo de una Conciencia Superior. Sean cuales sean el signo de los tiempos y las costumbres de la época, ante una situación de reto o un futuro incierto muchas personas han buscado asistencia mística como ayuda a la hora de tomar decisiones importantes.

Los pueblos antiguos contaban con la figura del sabio (druida o hechicero, bruja o sacerdotisa) a quien la gente acudía a consultar; solo esta persona era capaz de conectar con el Pensamiento Supremo y, valiéndose de diversos métodos (oráculos mancias), interpretar y verbalizar los mensajes del mundo suprasensible.

Durante la Edad Media eran más numerosas las personas capaces de conectar con esta Conciencia Cósmica y las mancias o sistemas de adivinación como la Quiromancia, la Cartomancia o la Astrología, llegaron a estudiarse en las universidades. Pero con la llegada de la ciencia racional estas disciplinas quedaron relegadas a un plano inferior y lo científico se fue separando cada vez más de lo esotérico e intuitivo.


Hoy día ciencia misticismo comienzan de nuevo a acercarse y así encontramos que los avances técnicos permiten estudiar científicamente los fenómenos no visibles; la cámara Kirlian hace posible fotografiar el aura, se pueden medir los cambios de las ondas cerebrales producidos durante la meditación, se realizan experimentos con la energía humana como los efectuados con grupos de meditación para alterar el entorno, etc.

La conciencia humana ha recorrido un largo camino de evolución hasta llegar al punto presente en el que cada individuo es capaz por sí mismo de conectar con su Yo Superior para buscar guía; lejos quedan el druida y la sacerdotisa, figuras dotadas de un poder excepcional que les permitía conectar con “el otro lado”. Hoy cada individuo tiene el poder y la responsabilidad de la intuición, los mensajes y consejos provenientes de los mundos sutiles están al alcance de cualquiera de nosotros, solo necesitamos abrirnos a nuestra Conciencia Superior y un medio para canalizar su sabiduría.


Mancias: tipos y evolución

Esos medios son las mancias, formas que el ser humano ha ideado a lo largo de los siglos para interpretar los mensajes de los dioses, de los espíritus, de los seres de la Naturaleza o de nuestro propio Yo Superior, más sabio y eterno que nuestra identidad temporal y perecedera. Para ello se han utilizado diversos elementos, como la tierra, el aire, el fuego o el agua en los principios, y métodos más complejos, como el estudio de los astros, los sueños o las emisiones electromagnéticas a medida que la humanidad ha ido ampliando sus posibilidades técnicas y su conocimiento de las energías que nos rodean.


Así, las mancias más antiguas son las que hacían uso de la tierra, como la Geomancia, iniciada por los pueblos árabes y consistente en arrojar un puñado de tierra e interpretar el dibujo formado por ésta; más tarde este sistema evolucionó y cada pueblo lo transformó según su idiosincrasia, arrojando piedras (Litomancia), granos, conchas o huesos y guijarros tallados con caracteres simbólicos (como es el caso de las runas usadas por los vikingos, que consistían en veinticuatro símbolos sagrados grabados en huesos, pequeñas piezas de madera o piedras que se lanzaban al aire); la Lecanomancia sumerge gemas en el agua y la Cristalomancia usa los reflejos y vibraciones que los cristales emiten para interpretar los mensajes trascendentales.

Antiguo también es el origen de los métodos que se valen del aire (como la Ceranomancia, que observa las tempestades, o la Aeromancia, que interpreta los mensajes contenidos en la lluvia, los rayos y los ciclos lunares), o del agua, como es el caso de la Hidromancia, que observa el comportamiento del agua según distintos métodos, desde los círculos creados sobre la superficie de un estanque al arrojar tres piedras, hasta el comportamiento de una gota de aceite al caer en el agua, pasando por los colores y figuras formadas en el nacimiento de las fuentes o los giros y cursos de los ríos en su transcurrir.


El fuego ha sido desde hace siglos un elemento muy usado en la búsqueda de significados trascendentales. Las antiguas dinastías chinas, por ejemplo, solían quemar un hueso de buey y extraer mensajes a partir del humo, el ruido y las marcas dejadas en él por el fuego. Existen diversas mancias relacionadas con este elemento, como la que se basa en la observación de las llamas (Piromancia), en la forma que adoptan algunos objetos arrojados al fuego al consumirse lentamente (Calcinomancia), en el estudio de las cenizas (Teframancia), del humo (Capnomancia) o de las formas que dibuja la cera derretida de una vela (Ceromancia).


Otros sistemas se han desarrollado a partir del estudio de los movimientos de los cuerpos celestes, como la Astrología, o han utilizado el propio cuerpo humano para hallar los secretos del porvenir, como la Quiromancia (lectura de las líneas de la mano) o la Melanomancia (lectura de los lunares según su tamaño, forma, color y posición en el cuerpo). Hay métodos que interpretan el significado premonitorio de los sueños (Oniromancia) o ven el porvenir en las hojas del té (Taseografía o Teomancia).

Algunos de los más conocidos han llegado hasta nuestra época y siguen practicándose con profusión en los círculos esotéricos, como la Cartomancia, especialmente el Tarot, que usa naipes para la interpretación de mensajes; la Numerología; la Radiestesia, que se vale de las emisiones magnéticas y usa una horquilla de madera o el péndulo; el I Ching, que valiéndose de tres monedas combina los trigramas básicos para formar hasta 64 hexagramas con significado propio; o la escritura automática, cuya práctica convierte al consultante en un médium o canal.

Ya nos hayamos valido de una sibila para traducir los mensajes del Oráculo o hayamos usado los elementos de la Naturaleza para ampliar nuestro conocimiento intuitivo, los seres humanos hemos buscado siempre iluminación ante la incertidumbre a lo largo y ancho de nuestra historia. Cualquiera de los instrumentos que llamamos de "adivinación" no es ni más ni menos que un método para interpretar los mensajes del mundo suprasensible y ampliar los horizontes de nuestro poder intuitivo, una herramienta para iluminar nuestro camino, una guía para seguir avanzando en nuestra evolución.




*          *          *